El domingo 6 de marzo se realizó el Triatlón Ironman, uno de los desafíos más duros del mundo. Bajo un sol radiante y con entrada libre y gratuita, la gente se acercó a Tigre para acompañar a los atletas durante esta prestigiosa competición.

El Triatlón Ironman consistió de 1,9 km de natación, 90 km de bicicleta y 21 km de atletismo. El punto de partida, bien conocido por nosotros, fue en Puerto Canoas. Allí se realizó el circuito de natación. La Av. Del Golf, el Camino de los Remeros y el Boulevard de Todos los Santos fueron testigos del desafío ciclístico. Mientras que el running tuvo su recorrida en la Av. De los Lagos.

El vencedor de la competencia fue el australiano Sam Appleton, quién finalizó su participación con un tiempo total de 3 horas, 45 minutos y 33 segundos. El resto del podio lo completaron los estadounidenses Ben Hoffman (3h. 45m.33s) y Ben Collins (3h.47m.13s).

El argentino mejor rankeado fue el rionegrino Mario de Elias, quinto en la clasificación. “Muchas gracias para todos los que me estuvieron alentando y apoyando, traté de dar lo mejor de mi, y llegué a cruzar la meta con la garganta atorada y lágrimas en los ojos”, declaró el argentino.

La organización del evento fue muy buena y dejó abierta la posibilidad para que en el futuro la competencia pueda retornar al país. “Una vez más, Tigre es una fiesta y el protagonista es el deporte. De todo el mundo han venido a nuestro distrito a formar parte de una competencia sin antecedentes en nuestro país y eso representa una gran alegría, porque es indicio de que Tigre cada vez crece más. Además, hay que destacar la organización que llevó adelante el municipio, poniendo a disposición todos los elementos necesarios para que los deportistas se sientan seguros y protegidos”.

Por nuestra parte, en Selailú tuvimos la fortuna de haber sido testigos de este día histórico y lo disfrutamos mucho. Esperamos ansiosos poder volver a repetirlo.